Alba
La exploración de lo íntimo en el espejo de la preadolescencia

 
 Hablar de la película ecuatoriana Alba de Ana Cristina Barragán es reflexionar sobre el desarrollo de aquellos filmes que nacen de la intimidad de sus creadores. Así lo concibe Isabella Parra, productora de esta película que ganó el Fondo de Fomento Cinematográfico del CNCINE en el 2011, 2012, 2013 y 2014. 

Isabella estuvo involucrada en este proyecto desde sus inicios, “desde el momento en que Ana Cris creó el primer borrador de guión en su trabajo de tesis en la universidad en el 2010”. Desde entonces ha visto las transformaciones y giros que ha tomado la película en el transcurso de cinco años, en el marco de cada una de las etapas de producción. En la actualidad que se encuentra en posproducción.
Para Isabella, el aprendizaje que involucró producir Alba ha sido un proceso de reflexividad autocrítico que rompe el margen temporal y operativo del desarrollo un filme tradicional.

“Cada película tiene su ritmo y hay que saber reconocer ese aspecto que guarda cada trabajo.  Alba, por ejemplo, ha necesitado recrearse en el tiempo -en la medida de sus propias transformaciones, de acuerdo a la autocrítica del trabajo realizado en relación al rodaje, la puesta en escena, el arte, el color, la actuación de cada personaje, la edición; entre otros temas que forman parte de la cadena de producción cinematográfica-.”

 
De esa manera, a decir de Isabella, en la transforación paulatina de lo realizado, el desarrollo de este filme ha sido un proceso autocrítico de exploración humana, “de exploración de lo íntimo”. Esa ha sido la estrategia de desarrollo y la creación del guión de esta película que partió de un proceso de introspección personal del pasado de Ana Cristina –“en el recuerdo de su padre y en la recopilación de experiencias con las niñas que trabajamos, en el espejo de su preadolecencia”-; y en una trama que necesariamente ha tendido que reescribirse una y otra vez para lograr el resultado esperado de lo que Ana Cristina Barragán e Isabella Parra  han querido.

 




“Alba es una película que intenta mostrar una etapa de crecimiento, aceptación y autenticidad a través de la vida de una niña, en el reconocimiento del pasado como elemento de creación cinematográfica que expresa la raíz de lo que somos.”
En ese sentido la motivación que ha permitido mover las ruedas de este proyecto cinematográfico ha sido ir de lo personal a lo universal; pasar de la idea de hacer un filme sobre un retrato individual de la infancia de la directora, a reconocer una historia que refleja la pubertad como situación humana. Así se configuró el espíritu de esta realización cinematográfica, con el objetivo de llegar a la sensibilidad de un público diverso en lo local y global. 

 

 
Para Isabella, Trabajar con Ana Cristina Barragán en el desarrollo de Alba se ha constituido en una experiencia enriquecedora para su trabajo como productora, en relación a la forma particular de ser del desarrollo de ese filme.  Ello tiene que ver con "la autocrítica como una forma de evaluación creciente. Tener la capacidad de decir: esto no me funcionó como pensé, esto no es como se escribió en el papel. Todo ello implica darse modos de encontrar otras vías que permitan lograr el efecto que el filme necesita. Esto en relación a que estamos en la etapa de edición, momento en el cual el trabajo se evalúa de ese modo.” 

Para Isabella, Alba es un filme que se realiza a partir del reconocimiento de las dificultades que tiene el cine ecuatoriano y en general el cine independiente en términos de taquilla. Por esa razón, "una vez acabado el proyecto, desgastarse en tratar de llenar las salas sería un absurdo, ese no es el interés comercial de la película". La idea primordial que orienta su trabajo es entrar en la escena y mercado del cine independiente a nivel internacional. La estrategia de comercialización se maneja en ese sentido, en buscar el mercado específico para un filme que está hecho para un público que busca propuestas diversas, más arriesgadas. Ese mercado es limitado, pero va creciendo a nivel internacional, por eso el interés actual de trabajar en la promoción en festivales y mercados acordes a la propuesta de la película.

“Engañar al espectador es un error que hemos tenido los cineastas en los últimos años en el país. Mediante la publicidad le ofreces al público una cosa que no es lo en realidad se vende y por eso el público sale inconforme de las salas, el público es engañado. En ese sentido veo que Alba no puede estar en un circuito comercial con una amplia difusión porque no es una película con ese fin. Eso no quiere decir que no apostemos a la lógica del mercado. No es que no nos interese la comercialización; pero si tenemos claro que nuestra película se enmarca en un circuito comercial diferente. Por eso sabemos de antemano que nuestra película no se orienta a ganar taquilla, ni tampoco engañar a la gente para que nos vea porque le dimos un mensaje publicitario atractivo. Lo que queremos es incluirla en un mercado de cine independiente que es el espacio en el cual podemos ser sinceros con nuestro trabajo.”


 
A lo largo del proceso de producción,  Alba ha participado en varios laboratorios, encuentros y concursos que le han permitido continuar en la realización del proyecto.


En ese camino ha ganado varios premios, en el 2011 se hizo acreedor al premio a “Mejor Piching” en el Primer Encuentro de Guionistas en México. En el mismo año participó en el “Morelia Lab/ México. También ganó a “Mejor Proyecto Iberoamericano” en el  Programa Ibermedia en el 2012 y fue seleccionado en el “Riviera lab de México en el mismo año. Participó del "Talent Campus" en Buenos Aires Argentina en el 2013. Adicionalmente, ganó por cuatro veces consecutivas el Fondo de Fomento Cinematográfico del CNCINE en Ecuador, en la categoría de “Escritura de Guión” en el 2011,  en la categoría de “Desarrollo de Proyectos” 2012, en “Producción de largometraje” en el 2013 y “Posproducción” en el 2014.
Ha sido seleccionado por el BAL 2015, espacio de proyectos en post producción del BAFICI, en Buenos Aires y fue aceptado para el taller de edición impartido por Celina Murga en el Talent Campus 2015.


Sinopsis
 
Alba tiene once años. Pasa la mayor parte del tiempo en silencio y le gustan los animales diminutos. Ha aprendido a convivir con la enfermedad de su mamá; en el día a día debe ayudarla a orinar por las noches, le peina el cabello y sabe cómo jugar en secreto para que no se despierte.

En el colegio Alba roba objetos de un grupo de niñas para imitarlas al llegar a casa; desea profundamente sentirse aceptada.
Una tarde su mamá se pone mal y es internada en el hospital. Nadie puede hacerse cargo y envían a Alba a vivir con José, su papá, a quien no ha visto desde que tenía 3 años.

José es un hombre solitario, casi ermitaño, que después de separarse de la familia se encerró en una casa vieja y deteriorada y trabaja leyendo huellas digitales en el registro civil. La convivencia con su padre es para Alba casi insoportable, porque José le recuerda todo aquello que le acompleja de sí misma.

La vergüenza, su primera menstruación, las visitas a la madre en el hospital, la ternura de los intentos de José por acercarse a ella y el bullying en el colegio son algunos de los estímulos que marcan el camino de Alba hacia la entrada a la adolescencia y hacia la aceptación de sí misma.

 
 La directora

Ana Barragán (Ecuador 1987) ha escrito y dirigido tres cortos y actualmente se encuentra en la edición de su ópera prima Alba. Su corto Domingo Violeta se estrenó en competencia oficial del Festival del Film Locarno y fue preseentado en Toulouse, La Habana y en el museo Malba en BA .

La productora

Isabella Parra estudió teatro, economía y un master en antropología. Alba es su 4ta producción. Programó el Festival Cero Latitud 5 años y actualmente el Festival La Orquidea Cuenca. Es docente en INCINE, escuela experimental de cine, y está en el directorio de la asociación de productores Ecuador.
Reina Victoria N21-35 y Jorge Washington. Edificio Aranjuez. Piso 7. Quito-Ecuador. Teléfonos: (593) 2541 362 - 2 236 894
0.6