“Para el Estado Español, ETA es el tema tabú”
Entrevista a Amaia Merino. Nació en España pero trabaja actualmente en Ecuador. Es actriz, guionista y editora. Ha firmado como editora largometrajes como Black Mama, Más allá del mall, Mientras Llega el Día, Resonancia entre otros. Es tutora de edición y guión en el Instituto de Cine y Actuación INCINE en Quito.

 
¿Cómo surgió la idea de realizar Asier Eta Biok? 


Más que una idea fue una necesidad. Tanto Aitor como yo somos dos vascos que viven desde hace más de dos décadas fuera del País Vasco, Aitor en Madrid y yo en Quito. Si bien somos personas integradas completamente en donde vivimos, no podemos dejar de sentir el dolor que genera el conflicto que se vive en nuestro país. Cuando la gente me pregunta de dónde soy y yo contesto, soy vasca, casi siempre sucede que se recrea un estereotipo que dice que hay una ETA y esta mata. Los conflictos no son simples sino todo lo contrario y es por eso que necesitábamos contar nuestra versión.

¿Quiénes conformaron el equipo de trabajo para la realización del documental?

En un principio éramos solo mi hermano Aitor y yo que filmábamos, editábamos e íbamos escribiendo el guión. En seguida se sumó la productora Gabriela Calvache con su empresa Cineática Films y también la Máquina de Cine y Wilman C. Chicha quienes aportaron con equipos de filmación y de pos producción.  Alex Alvear compuso la música y Sergio Silva el diseño gráfico. Como parte del equipo vasco y español se sumaron a la propuesta la productora Ainhoa Andraka, con su empresa Doxa Producciones, quien fue la última persona en involucrarse en el proyecto. Con ella terminamos la película, tanto creativamente como a nivel de producción y de distribución.
 
¿Cómo se desarrolló el proceso del documental en cuanto al acceso a la información y el tiempo del trabajo?
 
El tiempo de trabajo ha sido de tres años y medio hasta estrenar en Ecuador

La película se construyó con las imágenes de nuestro amigo Asier en sus primeros días y meses en libertad, filmadas en su totalidad por Aitor Merino. Para contextualizar al personaje hubo que construir en imágenes un pasado y buscar mucho archivo, de video, fotográfico y de hemeroteca.


 

 
¿El tema político alrededor de la historia del grupo terrorista ETA fue una limitación para acceder a la información?

No. Nuestra película no se basa en la historia de ETA ni hicimos ninguna investigación profunda. Lo que contamos es subjetivo, es parte de nuestra vida. Fuimos totalmente independientes y libres de hacer lo que quisimos hacer.


¿Háblame de las reflexiones que deja el documental más allá de lo controversial que puede ser hablar de la amistad de Asier Aranguren del grupo terrorista Eta?

Hay que tener en cuenta que en el estado Español, ETA es el tema tabú. Despierta sentimientos de dolor y por qué no decirlo, de odio visceral. Todo se confunde, se incita a las personas, a través del estado y de los medios de comunicación, a que crean que independentismo es lo mismo que ETA. Se influye en la idea de que ser vasco es ser de ETA y que ETA es una banda de asesinos que matan porque están locos y enfermos, porque son malos y mafiosos. Así de simple, así de irreal.

La película refleja la complejidad del problema vasco, lo complejo de las decisiones que tomamos en la vida. Por eso genera debate entre quienes la ven, un debate generalmente constructivo en el que las personas se preguntan si lo que saben a cerca del conflicto vasco no es una visión sesgada e interesada.


¿En cuantos festivales internacionales han participado y qué logros han cosechado en ese proceso?

Hemos estado en el festival de San Sebastián, en Mérida, en Nantes, en Munich, en Buenos Aires, en Montevideo, en Quito. Hemos ganado varios premios y eso ha sido increíblemente lindo. Lo que más nos alegra es haber estrenado en las salas de cine de España, Francia y Ecuador y haber logrado que más de 35.000 personas la vean en pantalla grande.

¿Cómo ha sido la recepción del público en esos festivales?

Tenemos la impresión de que es una película que gusta e interesa al público. En San Sebastián agotó las entradas el mismo día que el festival las puso a la venta. En Bafici las tres funciones se llenaron. En Montevideo ganamos el premio del público y en Edoc estuvimos en el top cinco entre las favoritas ecuatorianas del público.

¿En Ecuador se tiene previsto presentar el documental?

Claro que sí. Ahora mismo se está exhibiendo en OchoyMedio y Multicines. Además estuvimos en el Edoc y estaremos en el festival Eurocine. Editaremos un DVD próximamente y esperamos que se emita por Tv pública.
 

 
¿Tienen en mente participar en más festivales?

Claro que sí. Si tienes suerte y te va bien, el circuito de festivales dura al menos dos años. Por lo tanto nos queda más de un año de participar.

¿Hay algún otro documental que esté en proyecto?

Tenemos algunas ideas pero nada concreto. Pero yo soy montajista y eso es lo que me gusta hacer. Tengo tres películas para montar este año, dos documentales y una ficción. Todas ecuatorianas.
 
¿Cuál es su perspectiva del apoyo que ha realizado el CNCine al cine ecuatoriano y en su caso particular?
 
 
Para Asier ETA biok recibimos el incentivo a la pos producción en 2012. Y fue un subidón ganar esa convocatoria, porque fue el primer apoyo que tuvimos. Aunque el monto económico era pequeño, haber ganado nos hacía sospechar que lo que teníamos entre manos valía la pena y se comprendía en cualquier parte del mundo. No olvidemos que esta película no habla de Ecuador, no trata de un tema nacional ni hay ecuatorianos entre sus personajes.

En mi opinión, el apoyo del CNCine al cine ecuatoriano, es muy parecido a lo que significó en mi caso en particular, pequeño en el monto pero muy importante en lo intangible.

En ese caso, yo preferiría hablar del aporte que los directores, actores, guionistas, músicos, productores, iluminadores, directores de fotografía, montajistas, sonidistas, decoradores, etc ecuatorianos realizan al país. Me consta que todos los profesionales cambiamos nuestras tarifas (a la baja e incluso gratis) para hacer cine ecuatoriano. Esa entrega, junto al aporte del Cncine, es la que está logrando que hoy hagamos cine en el país. Hay que darle al César lo que es del César. 
 
Reina Victoria N21-35 y Jorge Washington. Edificio Aranjuez. Piso 7. Quito-Ecuador. Teléfonos: (593) 2541 362 - 2 236 894
0.6